fbpx
LOADING

Type to search

El inminente rinoceronte gris desde la Gestión de Talento Humano

Carolina Torres Intriago
Universidad Católica de Santiago de Guayaquil
lunes, mayo 18, 2020
La teoría del rinoceronte gris de la norteamericana Michele Wucker propone que “son situaciones de extremo riesgo para un país o compañía que aunque resultan predecibles no son enfrentadas por sus responsables” – Wikipedia – (lo contrario de la sorpresa que supone la teoría del cisne negro). Abordarla desde el punto de vista del área […]

La teoría del rinoceronte gris de la norteamericana Michele Wucker propone que “son situaciones de extremo riesgo para un país o compañía que aunque resultan predecibles no son enfrentadas por sus responsables” – Wikipedia – (lo contrario de la sorpresa que supone la teoría del cisne negro).

Abordarla desde el punto de vista del área de Gestión Humana y como sus líderes deben enfrentarla (especialmente aquellos que tienen llegada a la Directiva o Gerencia de las organizaciones) es imprescindible para blindar a la empresa desde el aspecto de la cultura organizacional.

Dado que la cultura organizacional representa todo el sistema de lo que es una compañía, su visión, misión, valores, creencias y experiencias, desde hace algún tiempo algunas organizaciones se han visto en la necesidad de reinventarse para alinear sus objetivos en conjunto con el de sus empleados. En un futuro a mediano plazo, esta sería la única forma en que una empresa se consolide en el tiempo, no sólo por el ingreso de las nuevas generaciones que se vinculan cada día más al mercado laboral (más conocidas como millennials y centennials) sino por el desarrollo del “Colaborador post covid”.

Las personas ya no somos las mismas, ya sea por vivencias personales o familiares, muchos cuestionan y reevalúan el contexto laboral actual y exigen que el mismo sea empático, flexible y justo, e incluso por encima de las estadísticas que avecinan una inminente recesión en este ámbito, están conscientes de lo que merecen y buscan empresas con propósitos de valor hacia ellos y hacia el medio ambiente en general, de lo contrario muchos sólo estarán de paso (algo que se ve acentuado en la rotación laboral y se visualiza en las hojas de vida), perdiendo las empresas excelentes elementos.

Trabajar hasta el cansancio ya no es una condicionante para lograr sus objetivos, sino trabajar de forma inteligente y donde se respete su espacio. Sumado a que se conoce que sin periodos de descanso y esparcimiento apropiado, el sistema inmunológico es más vulnerable y la pandemia que se enfrenta en la actualidad nos lleva a buscar mecanismos que nos mantengan mentalmente saludables.

Si bien es cierto, la tendencia nos lleva a digitalizarnos y utilizar la cuarta revolución científica y tecnológica con su robótica e inteligencia artificial, entre otras, siempre se necesitará de expertos en todas las áreas, por lo que se necesita apostar en 3 temas claves:

  1. Encontrar, atraer y desarrollar;
  2. Liderar e involucrar;
  3. Transformar, innovar y consecuentemente reinventar… Al talento más adecuado para que a su vez aporte con su conocimiento y experiencia.

Desde este punto de vista, construir una buena y fuerte cultura organizacional basada en el valor indispensable de la confianza en nuestros colaboradores, se convierte en el inminente rinoceronte gris, dado que los Gestores de Talento Humano sabemos que de lo contrario no se prosperará en el tiempo, para lo cual es urgente ser gestores estratégicos y de apoyo para todas las áreas de la empresa, y en especial poder orientar e inducir de cierta manera a los dueños de las organizaciones donde pertenecemos para influir en la reinvención de la cultura organizacional considerando a sus miembros como la columna vertebral.

Quizás la parte más difícil es identificar el cómo hacerlo. La respuesta más práctica refleja que debe ser por medio de KPIs o indicadores, pues lo que no se mide no se ve y si no se ve, no existe. Así como gestionar los posibles escenarios que se avecinen de acuerdo al comportamiento del “Colaborador post covid”.

Esto nos permitirá demostrar con hechos cuantitativos y no sólo con cualitativos que es imprescindible contribuir en la creación de sistemas fuertes en las empresas, aprovechando lo más valioso que tienen: Su recurso humano, integrándolos y alineándolos en la cultura organizacional.

Tags:

Temas relacionados

1 Comments

  1. Elizabeth 21 mayo, 2020

    Excelente

    Responder

Deja un comentario