LOADING

Type to search

¿Te imaginas qué pasaría si no tienes sexo en un año?

lunes, agosto 5, 2019
Así que si no has tenido sexo en más de un año, lo mejor es hacer una reflexión sobre las cosas o situaciones que impiden disfrutar de esos momentos para evitar dañar la salud física y emocional. 

En entrevista exclusiva para Salud180, el psicoterapeuta humanista Mariano Salinas explicó que esa energía pasional e instintiva que normalmente se utiliza en la sexualidad se “reparte” en otros aspectos de la vida. Es decir, el cuerpo cubre esa necesidad de una forma tan inteligente que la persona ni se da cuenta, principalmente en las mujeres.

Es normal que las mujeres se sientan frustradas o aburridas por la falta de sexo; sin embargo, es muy probable que otro aspecto de su vida ocupe ese lugar de importancia”. Por ejemplo, muchas mujeres se vuelven workaholic. “Para ellas lo más importante es el trabajo, se la pasan pensando en él todo el tiempo (de lunes a viernes, e incluso los fines de semana).

Esto se vuelve muy frustrante porque no es lo que se necesita, pero funciona como un sustituto”, asegura Mariano Salinas.

Hay mujeres que dicen que no tienen ningún tipo de necesidad sexual y pueden vivir así; pero en realidad están haciendo lo anterior: enfocarlo a otra cosa. La falta de sexo por mucho tiempo las confronta con su placer y su propia realidad: ¿por qué alguien puedes pasar un año sin tener relaciones sexuales con alguien?

Existen muchas teorías que cada una debe analizar de acuerdo a su contexto y educación. Un ejemplo es que sólo lo hacen cuando están enamoradas, por creencias, represión y/o valores morales inculcados en la infancia.

Tal vez no lo está evitando por una ética personal sino por un prejuicio y eso causa más frustración porque se niegan a una experiencia por culpa de terceros” concluye el psicoterapeuta.

Así que si no has tenido sexo en más de un año, lo mejor es hacer una reflexión sobre las cosas o situaciones que impiden disfrutar de esos momentos para evitar dañar la salud física y emocional.

Deja un comentario