LOADING

Type to search

Neoliberalizando la naturaleza: el capitalismo y la crisis ecológica

Arturo Villavicencio
Universidad Andina Simón Bolívar
domingo, marzo 14, 2021
Bajo el resiliente membrete de asistencia para el desarrollo, centros de investigación, ONGs y empresas consultoras especializadas ofrecen un variado catálogo de servicios en una variedad de temas, pero todos relacionados con la monetización y comercialización de la naturaleza

El neoliberalismo es una ideología política que apunta a someter los temas sociales, políticos y ecológicos a la dinámica del capitalismo de mercado. Hasta hace poco el neoliberalismo y todos los análisis sobre este fenómeno neoliberal han estado focalizados en las políticas de reducción del Estado, la privatización de bienes y servicios públicos, la flexibilización laboral y en general políticas monetarias y de control de la inflación. En este contexto, ha sido escasa la atención prestada a las relaciones entre el capital y la naturaleza. Sin embargo, desde hace algunos años las tesis neoliberales han incursionado con fuerza en la esfera de las relaciones humanas con la naturaleza. La tesis central es bastante simple: los servicios ambientales y los ecosistemas en general, se están deteriorando porque no hay un mercado que permita establecer un mecanismo de precios eficientes, que regulen la demanda de oferta de servicios que presta la naturaleza.

El proyecto de conservación neoliberal de la naturaleza consiste entonces, en un conjunto de ideologías y prácticas que parten de la premisa de que la naturaleza puede ser «salvada» únicamente a través de la sumisión al capital y su subsecuente revaluación en términos capitalistas. Este discurso, altamente disciplinario, tecnocrático y racionalista, ha ido, sutilmente, copando los espacios académicos y de opinión, y ha sido incorporado en las políticas públicas, instrumentalizado por los organismos internacionales y asimilado por los movimientos ambientalistas.

El libro ‘Neoliberalizando la naturaleza: el capitalismo y la crisis ecológica’ es una contribución al debate sobre las implicaciones sociales y ambientales del proyecto neoliberal de mercantilización de la naturaleza. El libro argumenta que las políticas y estrategias neoliberales de conservación ambiental no son neutras sino que afectan de manera desigual a los sectores sociales y, en el largo plazo, resultan perjudiciales para la integridad de los ecosistemas. En el contexto de un enfoque multidisciplinario, el texto intenta comprender la dinámica, complejidad del significado, usos y manejo de la naturaleza en un contexto de conflictos, relaciones de poder y desigualdad. El libro muestra que las políticas neoliberales de conservación de la naturaleza no benefician a las comunidades locales ni al ambiente. La privatización y mercantilización de los llamados servicios ambientales, la conversión de varias formas de propiedad (comunales, colectivas, estatales, …), la supresión de formas alternativas de utilización de la tierra, son formas de despojo y apropiación.

A lo largo de diversos países del mundo se observa la conversión de tierras agrícolas en plantaciones forestales destinadas a absorber carbono; la proliferación de monocultivos destinados a la producción de agrocombustibles que no emiten gases de efecto invernadero, el desplazamiento de comunidades en nombre de la protección de parques nacionales, comunidades locales desposeídas de sus derechos de acceso a tierras ancestrales en nombre del desarrollo ecoturístico. Si a todo esto se agregan las tendencias de poner un precio y crear mercados para los procesos biofísicos de la naturaleza (acuíferos, biodiversidad, material genético, reciclaje de nutrientes, hábitats de especies) y la valoración de ecosistemas por su información científica y atracción turística, entonces se puede entender el alcance del fenómeno de mercantilización de la naturaleza. La lógica es bastante simple: una vez que la utilidad de un ecosistema es puesta al descubierto, por ejemplo, la capacidad de un ecosistema de absorber carbono, proteger una cuenca hídrica o atraer turistas, el ecosistema adquiere un valor económico que puede ser comercializado y monetizado.

Pero el negocio de la naturaleza va más allá. Uno de los mecanismos de mercantilización, quizá el más prometedor para el capital, es lo que se conoce en la jerga ambientalista como la mitigación compensatoria. La mitigación compensatoria simplemente consiste en el derecho de destrucción de un ecosistema como resultado de una actividad económica (minería, por ejemplo) con la condición de crear una cierta cantidad de “ecosistema equivalente” que compense la pérdida del ecosistema destruido. Bajo este mecanismo, la destrucción del ambiente no constituye ningún impedimento para la actividad económica siempre y cuando se produzca la compensación.

Una variedad de instrumentos y mecanismos han sido diseñados para operacionalizar la mercantilización de la naturaleza. La banca de especies, los créditos de humedales, los instrumentos financieros derivados (derivatives) de biodiversidad, los mercados a futuro del CO2 son ahora nuevos instrumentos financieros que mueven billones de dólares. Todos estos instrumentos facilitan la creación de oportunidades de negocios, casi todos de carácter especulativo, organizados alrededor del discurso sobre crisis ambiental y conservación de la naturaleza. Ahora se entiende la razón por la cual desde hace algunos años el capital tiende a disfrazarse de un ropaje verde.

Todo esto explica la fiebre que se ha desatado por inventariar, clasificar, etiquetar especies, cuadricular la naturaleza, lo que ha dado lugar un lucrativo negocio, el negocio ecoinformático. Bajo el resiliente membrete de asistencia para el desarrollo, centros de investigación, ONGs y empresas consultoras especializadas ofrecen un variado catálogo de servicios en una variedad de temas, pero todos relacionados con la monetización y comercialización de la naturaleza.

El Ecuador no ha escapado de esta fiebre. No deja de sorprender que artículos de revistas académicas, libros y reportes de investigación giren en torno a la valoración monetaria de los servicios ambientales en diferentes zonas del país. De acuerdo a estos estudios, por ejemplo, el valor de la información científica y turística de una hectárea de las Islas Galápagos es de 5 dólares; el valor de la biodiversidad en la Amazonía es de 7 dólares por hectárea, o el valor de los servicios de una hectárea de bosque nublado en los páramos de 500 dólares. Más allá de la verosimilitud de estas cifras fabulosas, queda flotando el interrogante sobre si estas cifras son parte de un proyecto de más largo alcance focalizado en la privatización, establecimiento de tasas de servicios de procesos naturales y en el desarrollo de lucrativos negocios.

Las tesis neoliberales han penetrado de manera muy sutil en los círculos políticos, en la sociedad, en los círculos ambientales y sobre todo en la Academia. Existe un sesgo pronunciado en la manera en cómo los problemas de la interacción entre la sociedad, los seres humanos y la naturaleza esta siendo abordados. Bajo esta preocupación, el libro ‘Neoliberalizando la Naturaleza’ está destinado a tres audiencias. En primer lugar, a los estudiantes, quienes encontrarán en la exposición nuevas perspectivas para entender y analizar las complejas interrelaciones entre la sociedad y el mundo biofísico. Estamos seguros que algunos de los temas expuestos abrirán espacios de inspiración y cuestionamiento para sus trabajos de investigación y contribuirán a enriquecer su comprensión de los serios problemas ambientales que confronta nuestra sociedad. También está destinado a los investigadores y docentes universitarios, quienes podrán encontrar en el texto elementos que permitan enriquecer las mallas curriculares de disciplinas afines a los temas aquí tratados y así romper o equilibrar una visión hegemónica que peligrosamente tiende a copar los espacios de las aulas.

Una tercera audiencia es aquella de las personas que frente a la preocupante degradación de la naturaleza adoptan una actitud de compromiso y activismo y para quienes los temas aquí discutidos son una invitación a explorar herramientas críticas que les permitan fortalecer y ampliar su militancia. De todas maneras, sea cual fuese la utilidad de este trabajo, los lectores y lectoras estarán de acuerdo en que cuestionar es una forma de aprender.

El libro ha sido publicado por la Casa Editorial de la Universidad Andina Simón Bolívar / Editorial Siglo XXI y está dividido en seis capítulos, que pueden ser leídos de manera independiente, aunque están interconectados por la temática que se aborda. Estos son:

I. El proyecto neoliberal

Neoliberalismo y naturaleza, 39 –Los límites de la mercantilización, 48- Reverdeciendo la naturaleza, 59 –El proyecto neoliberal en el Ecuador, 84.

II. Los servicios ecosistémicos

La Evaluación de los Ecosistemas del Milenio, 98 –El discurso sobre los servicios ambientales, 105- El pago por los servicios ambientales, 119- El negocio ecoinformático, 140.

III. La mercantilización de la naturaleza

Los servicios ambientales en el Ecuador, 148 –Naturaleza, capital y mercado, 172- Ciencia, ecología y capital, 192.

IV. ¿Cuánto vale la Amazonía ecuatoriana?

Cuando el pragmatismo supera la sensatez, 205 –La valoración ambiental, 228 –Ambiente y desarrollo: ¿un problema multicriterial?, 241.

V. Repensando el Yasuní

Los límites de la Iniciativa Yasuní-ITT, 265 –Las falacias de la propuesta, 283 –Extractivismo, neoextractivismo y postextractivismo, 293 –El Yasuní como ecosistema, 320.

VI. Ecoturismo: mitos y realidades

Introducción, 341 – ¿Turismo o ecoturismo?, 346 –Ecoturismo y desarrollo, 354 –Ecoturismo y conservación, 374 –Ecoturismo, desarrollo comunitario y culturas ancestrales, 395 –Conclusión: ¿es posible otro ecoturismo?, 409.

Tags:
Ahora puedes recibir notificaciones de Dialoguemos. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

 

 

Temas relacionados

Deja un comentario

Scroll Up
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com