fbpx
LOADING

Type to search

Resistencia a los antimicrobianos (RAM), una mirada urgente a la Concienciación

Natacha Fierro
Universidad Técnica Particular de Loja
jueves, noviembre 19, 2020
La Organización Panamericana de la Salud (OPS), señala que durante el tiempo que las personas están enfermas con estos microbios resistentes, contagian a otras personas y diseminan en la población estos microbios más difíciles de controlar, aumentando el riesgo de enfermar y en el peor de los casos hasta llegar a morir

Entendemos como antimicrobianos a todos los medicamentos utilizados para atacar a los microbios, gérmenes o microorganismos invisibles al ojo humano entre los que se destacan bacterias, hongos y ciertos parásitos que causan enfermedades. Generalmente los microbios se hacen resistentes más fácilmente cuando los antimicrobianos se usan por tiempos prolongados en exceso y de forma incorrecta, a esto también se lo conoce como farmacorresistencia o resistencia a los medicamentos por reducción de la efectividad de los fármacos.

Los microorganismos resistentes a la mayoría de los antimicrobianos se conocen como ultrarresistentes.

Dentro del tema sanitario, actualmente el uso indiscriminado e inconsciente de éstos fármacos, son la causa de muerte de diferentes seres vivos que presentan infecciones, que no ceden a ningún tratamiento dada la resistencia a los antimicrobianos (RAM). Estudios realizados indican que al menos 700 000 personas mueren cada año a causa de enfermedades resistentes a los fármacos.

La FAO, ha decretado la “Semana mundial de concienciación sobre el uso de los antimicrobianos” del 18 al 24 de noviembre, la cual tiene por objeto hacer un llamado a todos a tomar conciencia acerca de la gravedad del problema.

El tema es de mucha importancia, dado que la utilización de fármacos como parte del tratamiento a diferentes infecciones que nos afectan cotidianamente, en algunos casos se lo hace sin precaución, a veces sin prescripción médica ni tomando en cuenta la posología adecuada, y es ahí, cuando se corre el riesgo que los microbios se vuelvan resistentes y la enfermedad se prolongue y se complique; además, se reduce la posibilidad de aplicar otros tratamientos eficaces, lo que repercute en aumentar el riesgo de mortalidad.

Es necesario aclarar que al hablar de resistencia no son los seres humanos, las plantas ni los animales, los que se vuelven resistentes, al contrario, son los gérmenes los que adoptan esta capacidad o barrera a ser exterminados.

Como profesional en el campo veterinario, he podido comprobar la resistencia de ciertas bacterias al uso de antibióticos, resultando a veces el tratamiento prolongado, costoso y sobre todo ineficaz; sin dejar de lado la repercusión por efectos residuales en la producción, que llega al consumidor y se introduce en la cadena alimentaria. Los microbios resistentes a los antimicrobianos no solo están presentes en las personas, los animales sino también afectan al medio ambiente (agua, suelo y aire).

Para los próximos 10 años, el uso de antimicrobianos en el sector ganadero se duplicará para satisfacer las demandas de la creciente población humana FAO,2020

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), señala que durante el tiempo que las personas están enfermas con estos microbios resistentes, contagian a otras personas y diseminan en la población estos microbios más difíciles de controlar, aumentando el riesgo de enfermar y en el peor de los casos hasta llegar a morir.

Diversos factores han impulsado el incremento de la RAM, desde la automedicación, hasta la venta inapropiada sin control en centros de expendio de fármacos; el uso excesivo de antibióticos en la producción de cultivos y frutales como medida para combatir infecciones que afectan a los animales y plantas destinados a la alimentación, así como la falta de conocimiento de la población de los graves daños que produce el mal uso y abuso, son algunas de las causas que están ocasionando un problema cada vez mayor conocido como “resistencia a los antimicrobianos.

Como vemos el tema compete a todos para detener la propagación de la RAM y usar los antimicrobianos de modo responsable. Se requieren diferentes acciones e intervenciones desde el ámbito social, profesional, institucional, de organismos y organizaciones, del estado y gobierno.

Vigilancia epidemiológica, políticas y medidas de prevención, reglamentar y fomentar el uso apropiado de medicamentos de calidad garantizada, investigaciones de nuevos productos farmacéuticos y naturales, buscar  otras medidas, no antibióticas, para la prevención, control y tratamiento de las infecciones por bacterias multirresistentes, implementar campañas de información e intervención  sobre el impacto de la resistencia a los antibióticos, etas  son algunas gestiones importantes que se pueden considerar para el enfrentamiento a esta problemática de salud pública.

Como sociedad civil ¿qué podemos hacer?, existen algunas recomendaciones:

  • Tomar medidas higiénicas preventivas
  • Alimentación saludable y nutritiva
  • Ejercitarse
  • Dormir lo suficiente
  • Chequeo médico frecuente
  • Tomar antibióticos únicamente cuando los prescriba un profesional certificado
  • Considerar las recomendaciones en relación a calidad, tiempo y cantidad de los fármacos.
  • Evitar el mal uso y el abuso de los antimicrobianos
  • Compartir la información con nuestros familiares, amigos y demás personas acerca de los peligros que conlleva un uso excesivo de estos fármacos.

Siendo consientes en la manera en que utilizamos los antimicrobianos, podemos proteger y garantizar la eficacia de estos importantes medicamentos.

 

 

 

 

Tags:

1 Comments

  1. seledesma 24 noviembre, 2020

    Felicitaciones a Natacha, muy buen artículo

    Responder

Deja un comentario