fbpx
LOADING

Type to search

Biodiversidad: de la conciencia ambiental a la acción

Fabiola Lissette Jiménez Valenzuela
Universidad Católica de Santiago de Guayaquil
martes, noviembre 17, 2020
Si no se trabaja en la educación y concientización de la población en general sobre preservación, cuidados, manejo y lo que conlleva la extracción de especies silvestres de su hábitat natural, no habrá ley alguna que surta efecto, ya que las personas forman parte integral de la biodiversidad nacional

Para concientizar de una manera fluida y amigable, desde a un niño hasta un adulto, sobre la importancia de proteger a las especies en peligro de extinción debemos conocer que, nuestro pequeño país con 283.560 Km2 de extensión posee una gran biodiversidad, considerada una de las más ricas del planeta, colocándose en el puesto 17 a nivel mundial. Todo gracias a su ubicación geográfica en la zona ecuatorial, la influencia de la Cordillera de los Andes y las corrientes marinas, las cuales generan microclimas y diferentes hábitats, para la coexistencia de una alta variedad de especies de animales.

En total 1 252 especies de vertebrados se encuentra dentro de alguna categoría de amenaza, de los cuales 217 especies son mamíferos, 238 especies son aves, 276 especies son reptiles y 521 especies son anfibios (MAE, 2020). Todas estas especies actualmente se ven amenazadas, muchas incluso al borde de la extinción debido a la deforestación y fragmentación de su hábitat natural, cambios climáticos, tráfico ilegal y sobreexplotación.

Tanto la preservación de los ecosistemas y su biodiversidad es de muy alta importancia, ya que son el soporte vital de la Tierra, ayudan a polinizar las flores y cultivos. El coste que tiene el proteger las especies en extinción es invaluable y para ello citaré al investigador Robert Márquez de Colombia de Wildlife Conservation Society (WCS) con la siguiente analogía: el planeta es como un avión, mi pregunta es si tú volarías en un avión que todos los días pierde un tornillo “eso es la pérdida de una especie, es un tornillo que no sabemos cuando va a hacer que el avión se caiga” (Diario El Tiempo, 2019).

Para él es importante saber cuál es el aporte de cada especie que se encuentra en extinción, sin importar si es un mamífero, reptil o insecto, ya que todas forman parte de ese gran avión que llamamos casa.

Según el Ministerio del Ambiente en el 2017 había 36 instituciones involucradas en la preservación y conservación de las especies de flora y fauna silvestres, entre las cuales constaban instituciones públicas, privadas y sociedad civil, con objetivos de trabajo en estrategias de conservación del patrimonio natural, monitoreo y seguimiento de especies amenazadas, contingencia de sanidad y bienestar animal para especies in situ y ex situ.

Muchas de estas entidades logran incorporar los temas de conservación gracias a departamentos especializados como es el de Responsabilidad social y ambiental, en los cuales no sólo aportan de forma económica, sino también refuerzan el área científica al generar estudios y fundamentos, para la preservación de la biodiversidad y así disminuir su impacto al medio ambiente. Además de la concientización de su personal sobre Buenas prácticas de manejo, para disminuir el impacto ambiental.

Pero no solo las empresas deben involucrarse, sino también los estudiantes y docentes de las diferentes Universidades a nivel nacional, ya que gracias a ellos se puede llegar a difundir en los lugares más alejados y con menor accesibilidad, tanto de información y tecnología sobre los conocimientos básicos de cuidado ambiental, disminución de emisiones de gases, manejo de residuos orgánicos o materiales inorgánicos, que de forma directa contaminan fuentes de agua, suelo y de forma indirecta afectan a la vida silvestre.

También pueden ayudar a levantar información sobre actividades ilícitas y tenencia de animales silvestres en casas, generando una Base de Datos real en diferentes sectores del país.

Fuente INEC 2020

En cuanto a las leyes actuales, si no se trabaja en la educación y concientización de la población en general sobre preservación, cuidados, manejo y lo que conlleva la extracción de especies silvestres de su hábitat natural, no habrá ley alguna que surta efecto, ya que las personas forman parte integral de la biodiversidad nacional.

Por lo tanto, concluyo con lo siguiente: “si no tenemos ecuatorianos educados y con conciencia ambiental, nos queda poco tiempo en la lista de los países con mayor diversidad en flora y fauna”.

Deja un comentario