fbpx
LOADING

Type to search

La pandemia ha sido un punto de quiebre para la educación

Jimena Babra Gilbert
Universidad Casa Grande
domingo, junio 28, 2020
Como Universidad Casa Grande, no creemos totalmente en la educación en línea, sino en el Blending Learning, que tienen componentes presenciales y virtuales, porque nosotros también asumimos que parte de la formación y de la experiencia profesional está en la vivencia de compartir con otras personas, con jóvenes de otras ciudades, el intercambiar opiniones y todos estos momentos de esparcimiento, que conforman la cultura de estas organizaciones son una experiencia de vida

A nivel educativo me remito a la teoría de la evolución de Charles Darwin, los seres vivos son capaces de sobrevivir, no porque sean necesariamente los más fuertes y poderosos, sino los que con más facilidad y agilidad se adaptan a los nuevos entornos. Una de las principales lecciones, que nos ha dejado esta pandemia, ha sido la capacidad de darnos cuenta de cómo te puedes mover y cambiar, no sólo agarrándose de lo que se veía como normal y tradicional, porque en el nuevo entorno ya no es viable.

Si seguimos pensando en volver a la normalidad estamos equivocados, las organizaciones que siguen tratando de ver cómo van a regresar a lo que fue el año 2019 tendrán muchos problemas, hay diversas prácticas que hemos aprendido y han sido exitosas, muchos alumnos de provincia han podido seguir clases desde sus casas con sus familias.

La pandemia ha sido un punto de quiebre para la educación, en la primaria y secundaria es más complicado, porque hay muchas limitaciones en el acceso a la tecnología y en la capacidad de los más pequeños a desarrollar aprendizaje autónomo, especialmente sin el apoyo de padres, que muchas veces están trabajando o no tienen los conocimientos para hacerlo. Pero en la educación superior, hay muchas innovaciones que se pueden hacer.

Como Universidad Casa Grande, no creemos totalmente en la educación en línea, sino en el Blending Learning, que tienen componentes presenciales y virtuales, porque nosotros también asumimos que parte de la formación y de la experiencia profesional está en la vivencia de compartir con otras personas, con jóvenes de otras ciudades, el intercambiar opiniones y todos estos momentos de esparcimiento, que conforman la cultura de estas organizaciones son una experiencia de vida.

Hay que aprender a sacar lo mejor de cada situación que la vida nos presenta y en eso estamos, tratando de aprender de nuestras experiencias y algunos de estos aprendizajes serán instaurados, otros tendrán que ser adaptados para ir cumpliendo las nuevas expectativas de los jóvenes, la familia y el propio Estado.  La ventaja de tener un componente virtual, permitió que, para la mayoría de alumnos no fuera difícil tener reuniones por línea y presentar esos mismos trabajos en la plataforma Moodle, acceder a foros, realizar sus exámenes y evaluaciones.

Nuestro aniversario llega celebrando con lo que nosotros sabemos hacer y es educar, con esta pasión para adaptarnos y conseguir impactar positivamente en la vida de nuestros alumnos.

El equipo de directivos, profesores e investigadores de la Universidad Casa Grande está integrado por destacados profesionales y reconocidos educadores. Todos comprometidos con la excelencia académica y la generación de cambios constructivos en las diferentes áreas de conocimiento.

No es fácil dar clases desde la casa

Los retos más importantes son ver la manera de ayudar, a que los alumnos tengan acceso a las clases, hago énfasis principalmente a la parte económica, porque tecnológicamente nuestros estudiantes tenían acceso a la Internet  y a la tecnología y a quienes no tenían ese acceso, les facilitó la institución. En el tema financiero aumentamos el número de becas y descuentos a nuestros estudiantes, porque sus ingresos fueron afectados; por ello, entregamos créditos directos sin intereses.

La ventaja en las universidades es que los estudiantes pueden tomar algunas materias y pagar por ellas. Este último semestre hubo varios alumnos que decidieron tomar menos materias, pero les propusimos que accedan a las asignaturas regulares, paguen lo que puedan y financien el resto. En este sentido, hay mucho compromiso por parte de los profesores y de todo el personal.

Para atender situaciones críticas y de mucho estrés nuestro equipo de Bienestar Estudiantil hizo un seguimiento a todos los alumnos que tuvieron pérdidas de familiares, no solo se trata de que cursen las materias, sino que estén emocionalmente preparados para hacerlo. También se ayudó a los docentes, porque no es fácil dar clases desde la casa.

Sobre este tema hay una percepción de que las clases no deberían costar igual que las presenciales. Sin embargo, una cosa es un producto que se vende vía online, desde el productor hasta el consumidor, sin pasar por el distribuidor, con lo cual hay un costo menor, pero en el caso de las clases no es así. El docente desde su casa con la Internet que tiene disponible, muchas veces preparando la comida y atendiendo a sus hijos, debe impartir las clases, corregirlas, prepararlas y adaptarlas.

La dirección General Académica ha dado mucho apoyo a los docentes.  Asimismo, firmamos convenios con organizaciones, lo hicimos con entidades financieras, para que den crédito a los estudiantes y los intereses los asumimos nosotros.

El 16 de junio pasado, la Universidad Casa Grande firmó un convenio de cooperación institucional con el Fondo de Cesantía del Magisterio Ecuatoriano. Este convenio permitirá a los docentes, que integran este organismo, actualizarse profesionalmente mediante los distintos programas de estudio que ofrecemos.

A corto plazo hemos tratado de ver otras posibilidades que ayuden a los estudiantes más allá de los descuentos, becas y facilidades económicas directas. Tenemos alumnos de la universidad que perdieron a sus padres y para ello se cuenta con un seguro de estudios, que cubre los cursos hasta su finalización. Dentro de la pena terrible de perder un familiar que, probablemente, era quien se encargaba de los gastos de la casa había la tranquilidad de que los estudios de estos chicos estaban cubiertos. Lo mismo se hizo cuando hubo el terremoto en 2016 y en otros casos que se han presentado con nuestros alumnos.

De una u otra manera, demuestra nuestro compromiso a través de los años con los alumnos y con el hecho de tratar de facilitar las diversas situaciones que se presenten.

Nuestra misión es formar personas éticas y socialmente responsables, proactivas, innovadoras, reflexivas, con capacidad investigativa y comprometidas con su profesión, para el desarrollo de la sociedad desde las disciplinas humanas y sociales; que generen nuevos emprendimientos y conocimientos, propiciando un contexto incluyente, intercultural, diverso y de equidad de género.

 

El reto es adaptarse a los cambios https://bit.ly/31sghoJ

La vocación de la maestra Carolina Espinoza se premia con una beca https://bit.ly/2Bm5C4q

Tags:

Temas relacionados

Deja un comentario