LOADING

Type to search

Oportunidades laborales en cuarentena

Denisse Álvarez
Universidad Casa Grande
jueves, mayo 7, 2020
Hay que ser realistas, esta pandemia del COVID está sacando la realidad del mercado laboral, su precarización en unos casos y en otros la apuesta por el talento. Cuesta ver lo positivo porque estamos ante una catástrofe que se está llevando años de trabajo y esfuerzo de tantos. Todo esto frustra y entristece. Sin embargo, también hay que comprender la crisis es un sacudón de vida y que hay que continuar

Celebrar a los trabajadores el día en que muchas actividades económicas están críticamente amenazadas, me llenó de aliento, ya que comprendo que el esfuerzo que se dedica día a día por dar lo mejor, trae detrás una motivación.  Puede ser intrínseca o extrínseca, fisiológica o de realización, la que cada uno tiene. Esta motivación es el impulso que lleva a la laboriosidad aflorar en un escenario con tanta incertidumbre. Hemos visto que no va sola, la acompañan la creatividad y resiliencia.

Esta motivación está amenazada. La Organización Internacional del Trabajo (OIT), en su reciente publicación del Observatorio sobre el mundo de trabajo, ha mencionado que la pérdida de empleos va en aumento y que casi la mitad de la población mundial podría no contar con su medio de subsistencia. Esto suena desalentador, totalmente oscuro y desconcertante. Pues ante el cierre de lugares de trabajo, empresas en situación de riesgo y la pérdida de horas de trabajo todo lo que estaba normalizado requerirá ser cocreado.

Lo que se avizora es que será devastador para la economía informal y sus 1.600 millones de trabajadores quienes son considerados el grupo más vulnerable del mercado laboral en la actualidad. Si no cuentan con una fuente de ingresos considerada como alternativa, ellos y sus familias no tendrán medios de supervivencia. Sin embargo, ¿Cómo visualizar hacia dónde ir? ¿Cuál es el camino ahora? ¿Cómo conseguir ingresos?

Lo que se avizora es que será devastador para la economía informal y sus 1.600 millones de trabajadores quienes son considerados el grupo más vulnerable del mercado laboral en la actualidad.

Hay que ser realistas, esta pandemia del COVID está sacando la realidad del mercado laboral, su precarización en unos casos y en otros la apuesta por el talento. Cuesta ver lo positivo porque estamos ante una catástrofe que se está llevando años de trabajo y esfuerzo de tantos. Todo esto frustra y entristece. Sin embargo, también hay que comprender la crisis es un sacudón de vida y que hay que continuar. Que costará, dolerá y quizás no se tengan fuerzas de recomenzar. Aquí las habilidades del ser humano se ponen en juego y tienen que estar en modo “beta” para poder repensar, reaprender y reformular los mecanismo de subsistencia de la humanidad.

Definitivamente, los más afectados serán quienes se dedican al comercio ya que el confinamiento complica su actividad; así como la industria manufacturera, el turismo, la hotelería, las actividades administrativas y comerciales relacionadas con el sector inmobiliario. En un menor impacto, quienes se desarrollen en sectores considerados estratégicos serán los dinamizadores del empleo. La agricultura, la pesca, sanidad, educación y servicios públicos mantienen a sus colaboradores activos en esta pandemia.

Si se quiere visualizar a la persona del trabajador, sin realizar distinción del sector en el que se desarrolle, su edad generacional, raza o región, aquí surge una interrogante ¿Cómo es el trabajador Post- Covid? Esta persona ya no es la misma por lo que sus condiciones y realidad laboral tampoco. Por sus vivencias personales y familiares, es otra persona. Cuestiona o en cierto modo inquieta cómo sería tener un código laboral acorde al nuevo contexto que se está gestando. Como realizarlo con empatía, justicia y flexibilidad como nos han mencionado tanto expertos en la gestión de personas en sus nuevos estudios. Esto si es todo un reto de construcción colaborativa.

En un menor impacto, quienes se desarrollen en sectores considerados estratégicos serán los dinamizadores del empleo. La agricultura, la pesca, sanidad, educación y servicios públicos mantienen a sus colaboradores activos en esta pandemia.

Según The Adecco Group, existen profesiones que se está despidiendo y otras que van llegando con este virus. Con esperanza y no con miedo, acojamos a los profesionales que darán continuidad al negocio, que gestarán la estrategia de sostenibilidad, serán especialistas en transiciones de nuevos modelos de trabajos, cuidarán la prevención de enfermedades y darán asistencia médica. Hay oportunidades, hay que buscarlas y aprovecharlas. Será complicado arrancar o tener un nuevo ritmo hasta que la “nueva normalidad” esté con nosotros. Nos acoplemos a ella. Todo esto pasará como tantas crisis y cambios han pasado a lo largo de la historia de la humanidad, ¡vamos a poder! Fuerza a quienes han perdido su trabajo, recuerden que no han perdido su talento. Como lo menciona Sir Ken Robinson en su libro El Elemento “descubrir tu pasión lo cambia todo y tu vida se transforma”, a buscar cómo reinventarse para que este cambio de vida.

Tags:

Temas relacionados

Deja un comentario