LOADING

Type to search

Santiago Gangotena, canciller de la USFQ, al Presidente Moreno: A palos nos estamos dando cuenta de que primero somos humanos

Santiago Gangotena
Universidad San Francisco de Quito
viernes, abril 17, 2020
A palos nos estamos dando cuenta que la economía es una medida de la salud. Es el empresario (léase taxista, vendedora de vegetales, carpintero, educador o industrial) el que realmente pone el plato en la mesa, no el gobierno

Estimado Presidente Moreno:

Desde mi punto de vista como emprendedor y dada la situación actual, creo que se pueden y deben hacer varias cosas que los países llamados del primer mundo han hecho por decenas de años (por algo los desarrollados son ricos).

Estas ideas crearían producción y fuentes de trabajo y pondría los precios a valor REAL, no inflado, bajarían los precios (inflados en por lo menos un 30%). Considero que se debe:

Cambiar radicalmente de forma de pensar. Es decir, romper la mentalidad de la pobreza a una mentalidad de riqueza, de esperanza, de que la mayoría viva y no sobreviva. Sacarnos el egoísmo negativo, la desidia y la envidia: pensar en el beneficio de los demás.

Esa mente de guagua: de esperar frutos inmediatos de la acción, quiero hoy y que sea para mí y sólo para mí.

Ejemplo: la ley laboral tiene a MILLONES sin trabajo, el salario mínimo es retrógrado y miserable para la gran mayoría. ¿Prueba? La mayoría de ecuatorianos sobreviven: no tienen ahorros y comen de día a día.

Todos somos mezquinos y pobres. La pobreza se llama informalidad y se mide por la informalidad.

Debemos acabar con estas ideas de ley tributaria, debe llamarse ley de la expoliación. Acabar con la pesadilla del salario mínimo, creado en los Estados Unidos para sacar a los grupos parias del trabajo: negros, mujeres, italianos, irlandeses y demás emigrantes(!).

Acabar con los aranceles y leyes, no para mejora de todos sino para beneficiar a mis amigotes o acabar con mis enemigos (eso fue el correísmo).

Acabar con leyes con nombre y apellido dictadas para beneficio de empresarios vivos y monopolistas, tal cual el Estado.

Vivimos en un estado de “chantaje” continuo, cada grupo e individuo buscando mamar del gobierno de turno. En resumen: “Todos quieren comer de mis impuestos”.

Los cambios de fondo y urgentes (inmediatos) radicales y extraordinarios, ante esta barbarie son:

-Cambiar la ley del empleo, es del siglo XIX, por la de Florida. Por eso somos subdesarrolados: el 55% de la economía es informal (sobrevive). Millones no consiguen empleo. ¡No hay producción! Estamos 2 siglos (200 años) atrasados:

-Quitar el impuesto a la renta o que “toda” persona pague un máximo de 5%.

-Cerrar la Caja del Robo, el ahora Seguro Social, a seguro personal. Es un sistema ilegal, pues es piramidal. Si eso hicieras tú, te meterían preso, el Estado sí lo hace con impunidad.

-Quitar el más increíble impuesto: a la herencia y donación. No puedo regalar los frutos de mi trabajo a mis hijos. Es de mentes perversas y, por supuesto, no inviertes en Ecuador.

-Quitar 5% a la salida de capitales, esto es perverso o económicamente aberrante. Ningún inteligente invierte aquí.

-Quitar subsidios a los combustibles sin trampas escondidas, libre demanda y oferta. Ya estaríamos pagando menos por gasolina.

-Cerrar el robo en aduanas, cerrarlas, y poner 0% de arancel a todo. Esta institución es el “faro” de la corrupción. Un ícono nacional.

-Quitar todo el resto de tasas, aranceles y demás robos legales.

-Quitar el 15% de las utilidades para trabajadores. ¿Por qué? porque ya estás pagando un salario y porque sube el impuesto a la renta de las empresas a ¡uno de los más altos del mundo! 45% (suma el 5% de salida de capitales)

-Cerrar hoy por lo menos 25% ministerios y equivalentes.

-Abrir la banca a que compita internacionalmente sin restricciones absurdas. Como en todo: libre oferta y demanda.

-Subir iva al 15%

Quitar todas las “prebendas graciosas” que daba el rey en la Colonia (¡que hoy somos!) a sus cortesanos, hoy a empresarios bajos y altos (aranceles o impuestos “focalizados”) dadas con el pretexto de crear empleo para tal vez unos 300 empleados a costa de todos los ciudadanos.

-El dinero de impuestos y más impuestos que quieren hoy se va a pagar a 800.000 burócratas, ¡igual cantidad que el gobierno federal del país más grande del mundo, los EE.UU! Ellos son la razón del déficit. 9.000 millones al año (?). Reducir paulatinamente a la burocracia a un número de alrededor de 180.000 empleados con fuerzas armadas y policía.

Se ha perdido el concepto de “servidor público”. No es un trabajo permanente, deben regresar a sus antiguos trabajos. Es un servicio a la comunidad.

-Reducir a la mitad el salario de la burocracia (salarios inflados por el correísmo) y pagar un salario a la par de sus responsabilidades a los gobernantes. Estos son responsables de “miles de millones” y ganan como gerente medio de una empresa: sueldos irrisorios que son otra magnánima hipocresía que crean la alta fuente de corrupción.

La situación actual es similar a la dolarización, estamos llegando a un punto de inflexión. Esta situación es causa de no tomar medidas acordes a tener una moneda fuerte y estable.

Han pasado 20 años en que el Ecuador lo único que ha hecho es feriarse el petróleo y no crecer en ningún sector y esta pandemia nos declara en quiebra, peor que cuando estábamos en 1999.

El año pasado ocupamos el puesto 170 en libertad. Somos lo peor del mundo, a nivel de Cuba, Venezuela, Corea del Norte. Los países socialistas de Eurasia son más libres o los rezagados países africanos.

Las medidas deben ser tomadas con la misma valentía que hace 20 años o nos atenemos a terribles consecuencias.

A palos nos estamos dando cuenta de que primero somos humanos: no importa religión ni nacionalidad ni política, estamos en el mismo bote, pero que se está hundiendo no poco a poco sino muy rápidamente.

A palos nos estamos dando cuenta que la economía es una medida de la salud. Es el empresario (léase taxista, vendedora de vegetales, carpintero, educador o industrial) el que realmente pone el plato en la mesa, no el gobierno. En Ecuador vivimos de la mentira con un gobierno obeso por la venda que cubre la realidad: el petróleo. Ese es regalo de la Tierra, no ha creado riqueza sino codicia, pomposidad, soberbia, y pobreza.

A palos vamos a tener que salir del siglo XVIII y modernizarnos. Es la oportunidad para liberarnos de los dos factores que caracterizaron a la humanidad la pobreza y corrupción y ser parte del mundo moderno.

A palos vamos a dejar la tara mental del vampirismo o socialismo sólo posible robando a la madre tierra: el petróleo, y que sin trabajo no hay riqueza.

A palos nos estamos dando cuenta que ser esclavos, encerrados así sea en jaulas de oro, no es positivo sino que la libertad es la base para la felicidad y la riqueza.

A palos, no por preceptos religiosos o nacionalistas, estamos viendo que si no dejamos de lado la envidia vamos camino a la miseria.

A igual que hace veinte años o se da un golpe de timón súbito y total hacia la libertad de acción en todas las facetas de las relaciones y acciones sociales o este barco se hunde.

En resumen hay que liberar las transacciones, los acuerdos, las relaciones entre personas, instituciones y gobierno.

Son ideas muy atrevidas para una sociedad retrógrada pero ahora necesita el Ecuador de medidas radicales y extraordinarias.

Saludos,
Santiago Gangotena

Tags:

Temas relacionados

4 Comments

  1. Anónimo 24 mayo, 2020

    Yo me pregunto, con qué ética o conocimiento moral este señor puede mandarse tremendo artículo. Le darían escribiendo? Los títulos, y viajes le salen sobrando. Estos señores están acostumbrados a enriquecerse a costillas de otros, a dejar deudas sin pagar, a dar promesas falsas de pago y a enriquecerse con dinero ajeno. Investiguen bien a quién entrevistan por favor, por mi parte, paso de página y me evito leer tanta MENTIRA.

    Responder
  2. Carmen Guerra Cobo 22 abril, 2020

    Muy interesante y valiente artículo. Tendremos que empezar de cero, porque ahora mismo lo que tenemos es una fanesca a nivel gobierno, dicen, se contradicen, y la única visión es sacar más plata del pueblo. El exceso de personal burocrático que es, inclusive del régimen anterior, es lo que no permite tener una respiración al actual gobierno. Atento saludo.

    Responder
  3. El razonamiento de Santiago Gangotena me parece lógico, coherente y fácil de entender, su mensaje tiene mucha fuerza. Escrito por un hombre sencillo. Gracias Maestro, como en las Conferencias del Milenio, nos quitaste el velo de la ignorancia. Un abrazo.
    Atentamente, Oscar Gonzalo Galarza

    Responder
  4. Anónimo 19 abril, 2020

    Y este señor ¿es formador de juventudes? Que vergüenza

    Responder

Deja un comentario