LOADING

Type to search

Subsidios y redistribución de la riqueza


César Montaño Galarza
Universidad Andina Simón Bolívar
lunes, noviembre 4, 2019
Por más de 40 años venimos aplicando subsidios a combustibles fósiles, esto representa más de $ 100 mil millones, sin embargo, aún no hemos logrado erradicar la pobreza.

El subsidio es una ayuda económica extraordinaria concedida por el Estado para solventar necesidades sociales de consumo de ciertos bienes, productos o servicios. El uso de subsidios per se no es malo, siempre y cuando se oriente temporalmente a los sectores más necesitados. Los subsidios pueden ser ineficientes e inequitativos, y representar un peso alto y creciente para el erario. Ecuador ahora mismo intenta revisar la aplicación de subsidios a combustibles y redefinir su enfoque.

Por más de 40 años venimos aplicando subsidios a combustibles fósiles, esto representa más de $ 100 mil millones, sin embargo, aún no hemos logrado erradicar la pobreza. Algo no funciona bien en este campo, por lo que urge revisar la política de subsidios y contribuir así a superar el déficit fiscal.

Los impuestos son la fuente principal del financiamiento estatal y de los subsidios, también sirven para redistribuir la riqueza. ¿Los subsidios a combustibles cumplen propósitos redistributivos mejorando la vida de los más pobres, precisamente de los que pagan pocos impuestos? Si quienes aprovechan los subsidios a combustibles son, sobre todo, los más favorecidos, contrabandistas de combustibles y ciertas empresas o industrias, ellos están recuperando buena parte de los impuestos que pagaron, por ende, los subsidios no cumplen el papel primordial de beneficiar a quienes menos tienen.

En el marco de los diálogos que se desarrollan entre el Gobierno Nacional y representantes de muchos sectores sociales y productivos, es imperioso definir mecanismos orientados a lograr la focalización de los subsidios a los combustibles, con esto, por una parte, los impuestos que los financian cumplirán fines redistributivos de riqueza, y por otra, los subsidios llegarán a quienes más lo necesiten. El ahorro logrado con estas medidas de racionalización podría abonar a la recuperación de las finanzas públicas, y reforzar la nversión en el área social. (O)

Texto origial publicado en El Telégrafo

Tags:

Temas relacionados

Deja un comentario