LOADING

Type to search

La dieta vegana y vegetariana o un nuevo estilo de vida


Jestin Quiroz Brunes
Universidad Católica de Santiago de Guayaquil
sábado, noviembre 2, 2019
Una dieta vegana o vegetariana no tiene por qué ser mejor o peor que una dieta omnívora, únicamente va a depender si está bien diseñada y planificada para funcionar correctamente.

El veganismo y el vegetarianismo son dos enfoques que pueden generar confusión en su definición y enfoque. Las personas vegetarianas incluyen en su dieta alimentos derivados de los animales como, por ejemplo, huevos, queso, leche y mantequilla, además de vegetales y legumbres. En cuanto a quienes practican el veganismo trasciende más allá de solo la alimentación, también tiene que ver con su convicción ética y moral. Ellos <<veganos>>, además de no consumir nada de origen animal, tampoco utilizan productos que hayan sido probados en animales.

Ambas dietas deben estar asesoradas por parte de un nutricionista, la dieta vegana o vegetariana no tiene por qué ser mejor o peor que una dieta omnívora, ya que va a depender si está bien diseñada y planificada para funcionar correctamente.

No existe ninguna restricción para empezar una dieta vegana o vegetariana, todo depende de la predisposición de cada persona. En cierto tipo de enfermedades pueden ser muy recomendables, por ejemplo, para una enfermedad renal crónica este tipo de dietas son interesantes.

Lo que debe tener en cuenta una persona que inicie una dieta vegana o vegetariana es tener los conocimientos necesarios, estar totalmente decidida a hacerlo y tener la asesoría de un profesional de la nutrición para que pueda guiarle en una correcta alimentación y, finalmente, tomar suplementos con vitamina B12, ya que esta vitamina se la obtiene de origen animal.

Los vegetarianos pueden sustituir las proteínas animales con el consumo de legumbres, lentejas, garbanzos, habas, chochos, entre otros que tienen una excelente fuente de proteínas igual de accesible y completa que las de origen animal.

Este tipo de dietas son más sostenibles y amigables con el medio ambiente, con ellas no solamente se evita el consumo de carne sino también la contaminación a nivel global causada por mantener el ganado y los gases de invernadero que provocan.  Los problemas con este tipo de dietas se dan cuando son mal planificadas. Todo esto va de la mano con el estilo de vida que lleva cada persona.

Uno de los principios fundamentales por el que se concibieron estas dietas fue el de la salud, sin embargo, un sector de la industria alimentaria aprovechó ese principio y comenzó a producir productos “veganos” en beneficio propio, convirtiéndolos en productos ultra procesados. El hecho que un alimento tenga la etiqueta de vegano o vegetariano no quiere decir que sea saludable.

Es muy complicado recomendar un tipo específico de dieta a nivel general, porque depende de aspectos como la capacidad económica, el contexto social, cultural, la capacidad educativa de cada uno; por más buena que sea una dieta no se puede implementar en un determinado sector que no esté bien informado al respecto.

En el Ecuador, las personas cada vez más toman conciencia alimentaria y a partir de una dieta vegetariana o vegana quieren empezar a tener un estilo de vida más saludable. La oferta alimentaria de alimentos como vegetales, frutas y verduras ha aumentado. La dieta vegana y vegetariana están cogiendo un poco más de fuerza; sin embargo, no siempre es una manera responsable de alimentarse.

Tags:

Deja un comentario