LOADING

Type to search

Juan Guaidó escogió un lugar estratégico para iniciar la Operación Libertad


Modesto Correa
Universidad Casa Grande
miércoles, mayo 1, 2019
Cuba tendrá que pensar mucho cuál es el papel que piensa jugar en esta transición, porque difícilmente algún país querrá ir en su ayuda, ni siquiera Rusia o China. Es un escenario muy riesgoso para la isla

Lo ocurrido en Venezuela la madrugada del 30 de abril, con la liberación del líder opositor Leopoldo López y el llamado a las Fuerzas Armadas a sumarse a la Operación Libertad para derrocar al régimen de Nicolás Maduro, son el resultado de algunos hechos desarrollados a lo largo de estos meses, desde que comenzó el desconocimiento a Maduro como presidente de Venezuela por la Asamblea Nacional primero y por gran parte de la comunidad internacional después.

Desde que Guaidó decidió asumir en calidad de Presidente interino sus acciones y declaraciones han ido increscendo, hasta el llamado a tomar acciones concretas y definitivas para salir de la crisis humanitaria, económica y política en la que el chavismo ha sumido a Venezuela.

La revuelta de un grupo de militares, con la liberación de Leopoldo López, también coincide con dos hechos concretos: el llamado de Guaidó a la gran movilización el primero de mayo, para concluir con la usurpación del poder de Maduro, y el anuncio, por el lado del chavismo, de que ya estaba reservada una celda para Juan Guaidó.

 

Primero todos sus actos fueron encaminados a consolidar el apoyo interno, luego de una especie de diáspora de la oposición. Y después su objetivo fue puesto en lograr el respaldo de la comunidad internacional.

La revuelta de un grupo de militares, con la liberación de Leopoldo López, también coincide con dos hechos concretos: el llamado de Guaidó a la gran movilización el primero de mayo, para concluir con la usurpación del poder de Maduro, y el anuncio, por el lado del chavismo, de que ya estaba reservada una celda para Juan Guaidó.

 

Todos estos hechos fueron armando el escenario para el inicio del capítulo final de la llamada Operación Libertad, el comienzo del fin del chavismo o de Nicolás Maduro en el poder.

Juan Guaidó y Leopoldo López, con el grupo de militares que desconoció a Maduro, ahora tendrán el papel fundamental de juntar a la oposición al más alto nivel para asegurar una etapa de transición democrática.

Pese a la unidad que intentaron mostrar los chavistas, tras las primeras horas de desconcierto, fue evidente que al interior de las Fuerzas Armadas ha comenzado a debilitarse su unidad, con un enfrentamiento ubicado geográficamente en el centro de Caracas...

 

El levantamiento militar, por el momento, ha dejado a Nicolás Maduro y Diosdado Cabello en solitario con la cúpula de las Fuerzas Armadas, incluido Vladimir Padrino, quien solo ha vuelto a reiterar que apoya al régimen chavista hasta las últimas consecuencias.

Pese a la unidad que intentaron mostrar los chavistas, tras las primeras horas de desconcierto, fue evidente que al interior de las Fuerzas Armadas ha comenzado a debilitarse su unidad, con un enfrentamiento ubicado geográficamente en el centro de Caracas: por el lado del chavismo en la base La Carlota, que tiene un gran aeropuerto, y por el lado de la oposición la Plaza Francia, más conocida como Plaza Altamira, separada por unos dos kilómetros. Es el corazón del poder político de Venezuela, porque además por ahí también está el Palacio de Miraflores. El sitio es vinculante y estratégico para la concentración de fuerzas y también para el poder político.

 

El llamado de Guaidó ya no se puede considerar otro capítulo más en la crisis, porque es el llamado al levantamiento definitivo de toda Venezuela y a las acciones militares en todos los recintos que han protegido a Maduro. Pero es un proceso que está en marcha en estos momentos y esperemos que sea como una bola de nieve que siga creciendo. Ahora hay una parte de las Fueras Armadas del lado de Juan Guaidó y Leopoldo López, incluso físicamente por lo que se ha visto en los videos que circularon por las redes sociales.

¿Qué va a pasar por el lado de Nicolás Maduro? Lo más probable es que Diosdado Cabello, el segundo al mando en el chavismo, intente ganar protagonismo porque como presidente de la Asamblea Constituyente puede tomar decisiones sensibles, pero es muy poco probable que sirva para mantener a Maduro en el poder.

El rol que pueda jugar la comunidad internacional también es muy importante en estos momentos, sobre todo el de países como Colombia y Brasil, que comparten fronteras con Venezuela. Y también el Grupo de Lima, uno de los primeros en reconocer a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

El apoyo internacional a Maduro seguramente llegará por mar, si es que llega, sobre todo de Rusia y Cuba, porque hasta China ha mantenido un perfil bajo en la crisis.

 

Por parte de Ecuador, el canciller José Valencia ya declaró que se renueva el firme respaldo al presidente Juan Guaidó en los momentos difíciles que vive Venezuela y que augura una salida de transición, en paz y sin derramamiento de sangre.

El apoyo internacional a Maduro seguramente llegará por mar, si es que llega, sobre todo de Rusia y Cuba, porque hasta China ha mantenido un perfil bajo en la crisis.

El apoyo de las islas del Caribe, que dependen del petróleo venezolano, quedó muy debilitado en la Organización de Estados Americanos, cuando no lograron evitar la expulsión del delegado de Maduro.

Estados Unidos seguramente tiene una estrategia externa para respaldar a Guaidó y adelantarse a cualquier situación que pudiera producirse.

Las acciones iniciadas por Juan Guaidó deberían plasmarse en dos hechos concretos: la primera es la salida inminente de Maduro y la segunda el llamado a elecciones democráticas.

Pero también hay un mensaje entre líneas a Maduro de los militares que se pusieron del lado de Guaidó: que finalmente ceda la Presidencia para dar paso a una transición democrática y pacífica.

Con los hechos del 30 de abril quedó en evidencia que Maduro perdió el apoyo de las Fuerzas Armadas, la cúpula tal vez lo respalde hasta el final, porque está muy comprometida. Al igual que Cuba.

Cuba tal vez intente jugar un papel importante pero riesgoso en esta crisis, porque vive de Venezuela. Si Estados Unidos finalmente deja de comprar los 400 mil barriles diarios de petróleo a Venezuela y el chavismo se queda sin esos $20 millones diarios, podría darse por terminado el suministro de combustible a Cuba.

Cuba tendrá que pensar mucho cuál es el papel que piensa jugar en esta transición, porque difícilmente algún país querrá ir en su ayuda, ni siquiera Rusia o China. Es un escenario muy riesgoso para la isla.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *