LOADING

Type to search

El acuerdo comercial con Reino Unido


Juan Tibanlombo
Dialoguemos EC
jueves, mayo 16, 2019
El acuerdo tiene como base el suscrito con la Unión Europea en el 2013 y conservará las preferencias arancelarias a los tres países para ingresar al mercado de Reino Unido, con pequeños ajustes

Ecuador mantiene superávit en su balanza comercial con la Unión Europea, por más de $1.000 millones. A dos años de la firma del acuerdo multipartes, tras una larga prórroga por la renuencia del expresidente Rafael Correa a firmar acuerdos comerciales con países que no sean los socios del chavismo del siglo XXI, las exportaciones a ese bloque comunitario se ha incrementado en un 12% con productos como el atún, el camarón, el banano, el aceite de palma, los elaborados de madera…

La posible salida del Reino Unido del bloque comunitario, por el Brexit, no solo ponía en peligro un gran mercado para Ecuador, Colombia y Perú que tienen un acuerdo comercial con la Unión Europea, sino que ponía en riesgo relaciones comerciales y de amistad desarrolladas a lo largo de los años.

Pues Ecuador, Colombia y Perú firmaron el miércoles 15 de mayo un acuerdo comercial con Reino Unido para mantener las preferencias arancelarias con ese país frente a su eventual salida de la Unión Europea. El objetivo de la firma del nuevo acuerdo es evitar cualquier perturbación en las relaciones comerciales afianzadas con el convenio multipartes que ha permitido a Colombia mantener un intercambio comercial con ese país por $920 millones; a Perú, por $700 millones y a Ecuador venderle unos $187 millones y comprarle $151 millones.

El acuerdo tiene como base el suscrito con la Unión Europea en el 2013 y conservará las preferencias arancelarias a los tres países para ingresar al mercado de Reino Unido, con pequeños ajustes. Y también abre las puertas nuevamente de par en par a la quinta economía mundial con más de 66 millones de potenciales consumidores.

Es la ratificación de la voluntad de Ecuador de insertarse en el mundo, pero sobre todo la ratificación de que ahora en las relaciones comerciales pesa mucho más el pragmatismo para atraer inversiones, aumentar la producción y generar empleos que los devaneos del chavismo del siglo XXI y demás clichés de diez años perdidos en Albas y demás unasures.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *