Con la renuncia de Sonnenholzner es mejor hablar de coincidencias, en lugar de alianzas